Entrevista con Dejan Kravic: la guerra, experiencia ACB, futuro

Una de las sensaciones de la Liga Endesa 2019-20 en el Monbus Obradoiro se abre a contarnos su viaje baloncestístico por diferentes países antes de llegar a España.

Todo un trotamundos de nuestro baloncesto. Serbia, Canadá, Holanda, Grecia, Italia… y España. Dejan Kravic (2.11; 29 años) ha sido una de las sensaciones de la Liga Endesa 2019-20: octavo jugador más valorado con 15,9 créditos, tercer mejor taponador, cuarto reboteador ofensivo… ha sido el referente total interior en las filas del Monbus Obradoiro. Hablamos de todo su periplo baloncestístico en una interesante charla:

¿Cómo fue su migración a Canadá?

Mi familia y yo nos mudamos en 1995 por la guerra en la antigua Yugoslavia. Recuerdo ser bastante infeliz por estar lejos de casa y en un nuevo país. Sin embargo, no me costó mucho amar a Canadá. Para mí es uno de los mejores países en el mundo.

¿Cuándo comenzó a jugar al baloncesto?

Comencé a los 5 o 6 años. Siempre jugué con mi padre y mi tío, dos de mis más grandes influencias en el deporte, y también mis dos grandes seguidores, así como mi madre, mi hermano y mi esposa.

Tras dos temporadas en la Universidad de York, ¿cómo llegó la oportunidad de ir Texas Tech?

Esto fue muy interesante. Tenía un contacto que quería que me fuera después de mi primer año en York. Sin embargo, no me sentía físicamente y mentalmente preparado para ese salto, así que me quedé un año más para ponerme más fuerte y tener más confianza en mi juego. Cuando recibí la llamada para jugar en la Conferencia Big12 en Texas Tech fue difícil rechazarlo.

¿Cuáles son sus recuerdos de la NCAA?

Mis recuerdos de la NCAA son geniales. Recuerdo haber jugado con muchos jugadores de élite que ahora están en la NBA, como Joel Embiid, que es el mejor jugador contra el que he jugado. Mi recuerdo personal favorito fue anotar sobre la bocina para ganar en la primera ronda del torneo Big 12 contra West Virginia. Mi recuerdo de equipo favorito fue vencer a Baylor y como resultado nuestros fans irrumpieron en la cancha para celebrar con nosotros. En mi temporada senior, el entrenador Tubby Smith firmó para ser nuestro entrenador, y fue una gran experiencia jugar para una de los entrenadores leyenda de la NCAA.

¿Cuándo empezó a pensar que podía ser un jugador profesional de baloncesto?

No pensé que podría ser profesional hasta que estuve en la universidad. Por fin estaba creciendo: desde los 14 años hasta los 18 años crecí de 1.80 hasta 2.10 cm. Siempre creí que tenía las habilidades e incluso solía tirar mucho, así que una vez que comencé a añadir más músculo a mi cuerpo, me sentí más listo para el siguiente nivel.

Grecia ha sido el país donde ha jugado más. ¿Cómo fue la experiencia en Rethymno, su primer equipo profesional?

Mi agente en ese momento tenía muchas conexiones con Grecia, por lo que durante los primeros años de mi carrera, la Liga Griega fue mi mejor opción. Estuve bien con eso porque es una gran Liga, y también es un país hermoso. En Rethymno, luché como novato y me llevó algo de tiempo adaptarme al juego europeo.

Kravic lanzando por elevación (Foto: ACB Photo/F. Robledano)

¿Y la temporada con el Panionios?

Fue la temporada que finalmente me ayudó a avanzar en mi carrera. Solo jugué 18 minutos por partido, como suplente, pero estuve entre los 5 o 10 mejores jugadores de la Liga Griega en anotación, rebotes, valoración y tapones.

¿Cómo es la Liga de Holanda? Allí fue All-Star y campeón de Copa.

La Liga Holandesa fue muy divertida para mí y era algo que necesitaba después de mi año de novato en Grecia. Tuve algunos excelentes compañeros de equipo y un gran entrenador en Sam Jones, que ahora es entrenador asistente de los Cleveland Cavaliers. Tuve la suerte de tener un papel importante en el equipo y me permitió mostrar mi juego completo. Ganar la Copa Holandesa fue un gran logro y fue mi primer campeonato como profesional.

¿Cuáles son sus recuerdos de la Champions League con la Virtus de Bolonia?

¡Ganarla!

A la derecha de la imagen, Kravic celebrando la Champions (Foto: Basketball Champions League)

¿Cómo es Sasha Djordjevic como entrenador?

Coach Djordjevic es una leyenda y un gran entrenador. Fui muy feliz cuando oí que iba a convertirse en nuestro entrenador. Es un líder increíble y tengo el máximo respeto por él. Después de mi carrera universitaria en Texas Tech, me invitó al training camp con la Selección de Serbia en 2014 y le estaré para siempre agradecido por haberme dado esa oportunidad.

¿Cómo fue su debut con la Selección de Serbia?

Recuerdo estar extremadamente ansioso y nervioso, pero sin embargo, fue un sueño hecho realidad. Desde que era un niño hasta ahora, he visto casi todos los partidos de Yugoslavia y/o Serbia, sin importar la hora a la que fueran. Ponerme esa camiseta es uno de mis recuerdos baloncestísticos favoritos, y es algo que apreciaré siempre.

Kravic, en el centro de la imagen con la Selección Serbia (Foto: FIBA)

¿Por qué se decidió por jugar en la Liga Endesa?

Después de la NBA y la Euroliga, la ACB es la siguiente mejor liga. Cuando tuve la oportunidad, estuve muy interesado. Y después de una gran llamada telefónica con coach Moncho, estaba convencido y emocionado de hacer mi debut en la ACB.

¿Qué piensa de la competición? ¿Qué le ha sorprendido más?

La competición es increíble. Ningún partido está garantizado; cualquiera puede vencer a cualquiera, y esto no se ve en ninguna otra liga. Eso es lo que la convierte en una liga tan increíble y emocionante.

Kravic machacando (Foto: ACB Photo/F. Robledano)

¿Cómo es jugar en el Multiusos Fontes Do Sar?

Es muy divertido jugar en Multiusos Fontes Do Sar. Amo a nuestros fans y la energía que aportan a cada partido. Lo que más respeto de nuestros fans es su lealtad. Ya sea que ganes o pierdas, te aplaudirán.

Cuénteme la historia de cambiar su mano de tiro el verano pasado…

Wow. Tenía que hacerlo. Como dije, solía tirar triples en el instituto, tiros de media distancia en la universidad, y luego sólo bandejas y ganchos en Europa. La razón de la disminución cada año es que todos querían cambiar mi forma de tirar, y el mayor problema era que los escuchaba a todos. Luego llegó un punto en el que mi forma se puso tan mal, que nunca quería tirar, en un partido o en entrenamiento. Me destruyó mentalmente. Siempre usé bien mi mano izquierda, así que experimenté con mi mano izquierda. Todavía no está donde quiero que esté, pero está en el camino correcto. Fue un cambio de bajo riesgo y alta recompensa, así que no me arrepiento.

¿Qué pasa con los tiros libres después de entrenar? ¿Qué dice su mujer si llega tarde?

Veo que has hablado con el entrenador Victor [Pérez]. Sí, después de cada entrenamiento hacemos uno de sus ejercicios/juegos de tiros libres. A veces, completo el juego rápidamente, pero otras veces, lleva mucho tiempo, y la cena se enfría mucho, y mi esposa se pone muy preocupada e impaciente. Pero en general, es un gran ejercicio que también ayuda a desarrollar la fortaleza mental. Haré esto durante el verano después de todos mis entrenamientos.

Kravic desbordando a su rival (Foto: ACB Photo/T. Ruibal)

¿Cuál fue su regalo en el amigo invisible?

No es fácil de explicar. Después de un mate contra el Baskonia hice un movimiento divertido con los brazos, como un molinillo. Así que un compañero compró un molinillo en miniatura y le pegó una foto de mi cara, mi camiseta y mis brazos para que hiciera el mismo movimiento que hice tras el mate. Fue divertido y, sobre todo, muy creativo.

¿Dónde se ve la temporada que viene?

La verdad, no tengo ni idea. No pienso en ello. Mi esposa está embarazada y tendremos a nuestro bebé en cualquier momento [ya ha nacido], así que nos centramos en ello. También estamos construyendo una casa en Canadá que requiere muchos correos electrónicos y reuniones en on-line, y por supuesto, hay una pandemia en este momento. Así que, simplemente, el baloncesto no está ahora en mi cabeza.

Estaré en contacto constante con mi agente y veremos qué oportunidades se presentan. Sería un sueño jugar en la Euroliga, pero analizaremos todas las opciones potenciales y firmaré con el equipo que mejor se adapte a mí y a mi familia.

Eso sí, me ha encantado jugar en el Obradoiro, y también será una opción para la próxima temporada si se presenta la oportunidad. Teníamos tantos jugadores y entrenadores desinteresados con los que tuve una gran relación. El club, en su conjunto, es el mejor en el que he estado.

Related articles

Dylan Ennis, el ‘viejo’ renacido en Zaragoza

“Nunca pensé que iba a crecer, pensé que nunca me iba a suceder a mí. Era muy pequeño”. Desde la pared de la habitación de su casa en Brampton, Ontario, donde se tallaba con su hermano Tyler, arranca la historia de Dylan Ennis. Tenía 14-15 años y medía 1,49 metros pese a, como relata al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies