Entrevista con Frankie Ferrari: de conducir un Uber a sensación en Manresa

Pocos jugadores han tenido un impacto tan directo e inmediato como debutantes en la Liga Endesa como Frankie Ferrari (1,85; 24 años). Llegó recién salido de la Universidad a Manresa, que ya le había echado el ojo la temporada anterior y refrendaron su apuesta por él en la Liga de Verano de Las Vegas, y en el debut se destapaba con 25 puntos, 7 triples, sumados a 10 asistencias y 5 rebotes para 30 de valoración para cosechar el triunfo ante el Unicaja.

Sólo las lesiones cortaron su trayectoria, cebándose con él y permitiéndole jugar únicamente seis partidos en la Liga Endesa. Suficientes para demostrar con 14,7 puntos con un 45,9 % en triples y 5,7 asistencias en 26 minutos que está capacitado para jugar al máximo nivel en Europa.

Ahora, desde el confinamiento en Estados Unidos hablamos con él para conocerle más:

En primer lugar, ¿cómo está de las lesiones?

Estoy curado y 100% sano de las lesiones que tuve y estoy muy emocionado por volver a jugar. Regresé a Estados Unidos para trabajar para que mi cuerpo recuperara completamente la salud y las fortalezas, y lo he hecho en los últimos más de 4 meses.

Ferrari conduciendo el balón (Foto: Chris M. Leung/USF Dons Athletics)

¿Cuándo empezó a jugar baloncesto?

Empecé a jugar baloncesto tan pronto como pude caminar realmente. He visto fotos mías tirando en pañales en casa cuando era un bebé.

Tiene tres hermanos. ¿Su familia jugaba o practicaba algún deporte?

Sí, los deportes han sido muy influyentes en mi familia. Mi padre era entrenador de baloncesto en el Instituto y boxeador, por lo que definitivamente quería que estuviéramos involucrados en los deportes. Ralphie, mi hermano mayor, está actualmente en el cuerpo técnico de la USF, Universidad en la que jugué. Mi hermano menor, Vinny, juega en la Universidad de Redlands en Los Ángeles y planea jugar en el extranjero cuando termine ya que también tiene el pasaporte italiano.

Al crecer, mis padres me pusieron a hacer, a mí y mis hermanos, todo tipo de deporte, desde baloncesto hasta béisbol, fútbol americano, fútbol, boxeo. Jugué tres deportes en el Instituto, lo que creo que me ha ayudado a ser un mejor jugador de baloncesto en general porque aprendes diferentes conjuntos de habilidades practicando otros deportes.

Ferrari ensayando el triple (Foto: USF Dons Athletics)

¿Cuáles son sus recuerdos de la Universidad?

Tengo un montón de buenos recuerdos de la USF. Siendo un niño de la ciudad natal y creciendo a sólo 25 minutos del campus, podía jugar frente a familiares y amigos todas las noches. Eso es algo que los niños generalmente no tienen la oportunidad de hacer. La USF es una escuela tremenda con grandes personas y no me veía jugando en ningún otro lado. Además del éxito individual y de equipo que tuvimos en la cancha, pude hacer amistades y relaciones que durarán toda la vida.

¿Cuándo decidió que le gustaría ser jugador de baloncesto profesional?

Desde que era un niño siempre me propuse ser profesional. Al final de mi segundo año en la escuela secundaria realmente enfaticé esa meta y supe que podría ser una realidad. A medida que seguía mejorando y avanzando mis habilidades en la universidad, me di cuenta de que tenía la oportunidad de jugar en la NBA/Euroliga, el nivel más alto de baloncesto.

El tiro, el gran arma de Frankie Ferrari (Foto: ACB Photo/A. Reyes)

Se define en redes sociales como “el jugador más trabajador del país”. ¿Ha sido muy difícil llegar al profesionalismo?

Siempre me enorgullece estar muy enfocado y motivado. Creo que trabajar duro es algo vital si quieres tener éxito. He visto por experiencia que si trabajas duro te pones de la mejor manera posible para estar listo para una oportunidad. Idolatrando a tipos como Steve Nash mientras crecía, realmente presté mucha atención a lo profesional que era en su enfoque y realmente emulé ese enfoque.

Cuénteme de su experiencia en Uber…

La experiencia Uber es una historia muy divertida. Me había transferido de la USF después de mi primer año y era redshirt (no jugaba al baloncesto, sólo tomaba clases) en un Junior College cerca de mi casa. Iba a clase, hacía ejercicio y luego necesitaba algo para llenar mi tiempo de inactividad. Mi amigo y yo decidimos crear una cuenta de Uber y comenzamos a conducir para ganar dinero extra por diversión.

¿Cómo se define como jugador? ¿Se siente más cómodo jugando de base o de escolta?

Me defino como un base puro. Un líder que puede pasar, tirar, dirigir un equipo y, en última instancia, ayudar a una organización a ganar. Me siento más cómodo jugando en la posición de base ya que nunca he jugado realmente de escolta.

Me valoro en el poder meter tiros, jugar pick and roll, defender a los otros bases de otros equipos, mejorar a mis compañeros de equipo al organizarlos y conseguirles tiros abiertos.

Frankie Ferrari, héroe del Congost (Foto: ACB Photo/J. Alberch)

Sé que tuvo más ofertas que la española de Manresa (al menos Pésaro-Italia). ¿Por qué decidió venir a España?

Me decidí por Manresa por la reputación de la Liga. Creo que todo se alineó para mí en términos de Liga, entrenador y oportunidad. La ACB es conocida por producir grandes jugadores y por enviar muchachos a la NBA. La NBA es mi objetivo final y miro a jugadores como Raúl Neto, Royce O’Neal, Sergio Rodríguez, entre otros, que han pasado de la ACB a la NBA. El respeto que la NBA tiene por la ACB fue muy importante para mí y creo que esos muchachos han hecho un camino para que jugadores como yo lo sigan.

¿Cómo ha sido la primera experiencia profesional?

La primera experiencia fue genial. Jugar al baloncesto profesionalmente es un privilegio y aprendí mucho en el año 1. El nivel de la competición es alto y pensé que podía demostrar que pertenezco a ese nivel. La organización en Manresa fue excelente, teníamos un gran grupo en el vestuario con el que aún sigo siendo amigo. Los fanáticos y el amor por el juego del baloncesto fueron increíbles.

¿Cómo recuerda su espectacular debut?

Lo recuerdo como una noche para la que estaba emocionado y preparado. Cuando era niño soñaba con jugar mi primer partido profesional y quería salir y hacer lo que fuera necesario para ganarlo. Siempre es bueno convertir tus primeros tiros de tres puntos en un partido y pude hacerlo y mantener el ritmo desde allí. Para ser completamente honesto, no tenía idea de que llevaba 25 puntos y 10 asistencias, estaba tan perdido en el momento y enfocado en ganar que me sorprendió mucho cuando alguien me lo dijo después del choque. Mi madre pudo volar desde California para estar en el partido, así que fue una noche especial, algo que nunca olvidaré.

¿Cómo es la Liga ACB para un rookie?

La Liga ACB es de un nivel de élite para un novato. Para las personas que no están muy familiarizadas con el baloncesto europeo, no entienden que muy pocos novatos tienen la oportunidad de jugar en la ACB. A algunos muchachos les lleva muchos años alcanzar ese nivel. Tuve la suerte de jugar como novato y tener un gran éxito que sólo me da más confianza para alcanzar niveles aún más altos.

¿Le ha sorprendido España como país? ¿Algo curioso en Manresa? Comida, estilo de vida, costumbres…

España como país fue genial, Manresa fue el primer sitio en el que estuve en España. La diferencia horaria de España a California fue definitivamente el mayor ajuste, ya que tienes que encontrar tiempo para comunicarte con la gente en casa. También tuve que adaptarme al cambio de cultura y estilo de vida en España, ya que es muy diferente a California/Estados Unidos.

Por ejemplo, cenar a las 8:30 p.m. (20:30) me tomó un tiempo acostumbrarme, ya que estaba acostumbrado a comer mucho antes. La siesta fue otra cosa que fue genial, pero también me llevó un tiempo adaptarme, ya que toda la ciudad de Manresa estaba básicamente cerrada a medio día, ya que donde crecí en el área de la Bahía, todo está abierto todo el tiempo.

Manresa como ciudad fue genial, realmente disfruté de la comunidad cercana y del orgullo que la gente sentía de Manresa. Si tuviera que elegir mi cosa favorita de la ciudad, serían las personas y lo amigables, amables y acogedoras que eran. Realmente sentí una segunda casa allí.

¿Cómo es Pedro Martínez como entrenador?

Pedro fue muy influyente en mi desarrollo como jugador en mi primer año como profesional. Antes de firmar con el club, muchos me dijeron que era uno de los entrenadores más exitosos en la historia del baloncesto europeo. Él y yo tuvimos algunas conversaciones telefónicas antes de firmar y discutimos dónde pensaba que encajaría como un base para él. Ha tenido mucho éxito en el entrenamiento de bases como Sergio Rodríguez, Huertas, etc. y creía que yo tenía algunas cualidades y habilidades similares.

Ferrari hablando con Pedro Martínez (Foto: ACB Photo/J. Alberch)

No puedo agradecer lo suficiente a Pedro por la oportunidad que me dio como base joven. Su creencia en mí me dio la confianza para salir y tener éxito. Primero enfatizaría la defensa, ya que creo que mi defensa realmente progresó bajo su entrenamiento. En general, realmente disfruté jugando para él y todavía tengo conversaciones sobre el baloncesto y la vida, incluso estando de regreso en los Estados Unidos.

¿Cómo está viviendo el brote de coronavirus? ¿Qué hace cada día?

Me mantengo saludable en casa en California durante este tiempo. Toda mi familia está aquí, disfrutando el tiempo que tenemos y continuando con salud. Es un momento extraño para las personas de todo el mundo, algo que nunca hemos visto antes.

Mi rutina diaria es hacer ejercicios en la mañana, desde baloncesto, a pesas, hasta yoga. He estado caminando mucho, viendo películas, jugando videojuegos. Definitivamente ansioso por volver a la vida normal y al baloncesto nuevamente.

¿Qué espera para la próxima temporada? ¿Dónde se ve?

Espero más éxito y más desarrollo el próximo año. Creo que cada año es otra oportunidad para mejorar y crecer como jugador de baloncesto. Cuanta más experiencia tengas, más fácil sentirás el juego.

Me veo en la NBA o en el más alto nivel del baloncesto europeo. Mi agente ha hablado con numerosos equipos de la NBA, pero durante este tiempo con el virus es demasiado pronto para saber exactamente dónde terminaré el próximo año. Ahora mismo me estoy centrando en progresar como jugador.

Su pasaporte italiano puede abrirle puertas en Europa…

El pasaporte fue algo enorme para mí mientras me desarrollaba en la Universidad. Toda mi familia [la paterna es de Lucca&Genoa y la materna de Asti] tiene doble ciudadanía de Estados Unidos e Italia. Nos enorgullece ser italianos y honrar esas raíces.

Jugar para el Equipo Nacional Italiano es algo muy interesante para mí. Si se presentara la oportunidad, definitivamente sería un honor representar a Italia.

¿Cuál es su sueño baloncestístico?

Mi último sueño en el baloncesto es jugar en la NBA y luego convertirme en entrenador cuando termine mi carrera como jugador. Desde que era niño he estado fascinado con el aspecto de entrenar, ya que aprendí mucho de mi padre. Espero ser un entrenador en jefe en la Universidad o en la NBA algún día.

Related articles

Dylan Ennis, el ‘viejo’ renacido en Zaragoza

“Nunca pensé que iba a crecer, pensé que nunca me iba a suceder a mí. Era muy pequeño”. Desde la pared de la habitación de su casa en Brampton, Ontario, donde se tallaba con su hermano Tyler, arranca la historia de Dylan Ennis. Tenía 14-15 años y medía 1,49 metros pese a, como relata al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies