Jordan Loyd, el doble de Curry y actor secundario en la foto del año

Campeón de la NBA a los 25 años, Jordan Loyd siempre ha sido infravalorado en su corta pero intensa carrera profesional. El escolta del Valencia Basket sigue superándose a sí mismo con su amigo fallecido Dai-Jon Parker como inspiración.

Retrato de un instante que cambió el devenir de un título de campeón de la NBA. World Press Photo ha otorgado sus galardones a las fotos del año y el premio de este 2020 en la modalidad de deportes es para la de Mark Blinch y el tiro de Kawhi Leonard en el  séptimo partido de las semifinales de la Conferencia Este que daba la clasificación a los Toronto Raptors sobre la bocina.  

Recuerdo haberle llamado en alguna retransmisión de Liga Endesa de Movistar+ ‘el chico de la foto’. Y es que en esa instantánea, junto al actor principal del lanzamiento Kawhi Leonard, está agachado, en cuclillas, Jordan Loyd, el escolta del Valencia Basket.

Pero todo empezó mucho antes. Concretamente el verano de 2015 cuando perdía a su mejor amigo, compañero, ‘hermano’ y jugador de la Universidad de Vanderbilt Dai-Jon Parker en un accidente de coche a los 22 años de edad.

“Mi mayor motivación es Dai-Jon Parker. El día que dejó este mundo supe que llevaría a cabo su sueño y legado. Era uno de los que se suponía iba a llegar a la NBA y ser una gran estrella”, dice en Fansided. Su foto preside su encabezamiento de su cuenta de Twitter y su tuit fijado.

El viaje de Loyd sólo acababa de comenzar. Y es que lo que no te mata te hace más fuerte. No tuvo un brillante paso por la universidad. Primero empezaría en los Furman Paladins (NCAA) para después dar un paso atrás y enrolarse en los Indianapolis Greyhounds de la NCAA-II.

Su otra motivación, toda la gente “que me ignoró toda mi vida y dijeron que no era lo suficientemente bueno. Este es solo el comienzo para mí y la G-League no es mi objetivo final, sino solo un punto de partida. En el futuro, quiero estar en la NBA y mostrarles a todos lo que realmente puedo hacer”. Esto decía allá por 2017 cuando, sin ser escogido en el Draft, pasaría a la Liga de Desarrollo con los Fort Wayne Mad Ants promediando 15,1 puntos, 4,2 rebotes y 4 asistencias. Premonitorio.

Loyd desbordando a su defensor (Foto: ACB Photo/M.A. Polo)

Tras jugar las Ligas de Verano con Pacers (Orlando) y Raptors (Las Vegas) viviría su primera experiencia europea, concretamente en el Hapoel Eliat israelí. Cuarto máximo anotador con 17,4 puntos por partido, el Darussafaka turco se fijaba en él para ficharle por dos temporadas. Pero entonces llegaría la llamada de los Raptors. “Estoy feliz por la decisión que tomé”, dice a Talkbasket.net.

Loyd firmaba un contrato de doble vía, un two-way contract, con los de Toronto, debutando el 29 de octubre de 2018 en la NBA en la derrota de su equipo ante los Bucks. Sólo jugaría dos minutos. En total, 12 partidos disputados con no más de 12 minutos en cada uno de ellos en toda la temporada regular alternando sus presencias con el vinculado de los Raptors en la Liga de Desarrollo de la NBA con 22,5 puntos por noche.

Pero su papel no fue baladí en el anillo que ya ha recibido pero aún no ha tenido en sus manos al estar en España. Le tocó hacer de sparring en los entrenamientos. Nada menos que de doble de Stephen Curry para preparar las Finales. Para ello tuvo que ver vídeos y mimetizarse en su papel, tratando de emular su ofensiva y su estilo de juego. De ello saldría la caja y uno de Nick Nurse, clave en la consecución del título. “Es duro para mí hasta recibir el balón en los entrenamientos. No puedo ni imaginarme cómo es para Steph”, decía a Kevin O’Connor de The Ringer.

Ni un minuto jugaría en los playoffs de la NBA, tanto que, al llegar a casa tras el séptimo partido de las finales del Este, el de la foto, “vi algo en ‘SportsCenter’ y el rotulo decía algo como “Tienes a Kawhi, tienes a Embiid y a un tipo cualquiera en un traje”. Un poco irrespetuoso obviamente, pero decidí hacer una broma y divertirme un poco. Funcionó porque eso es por lo que me conocen en Toronto”.

Ni corto ni perezoso diseñaba una camiseta que se enfundó y con la que triunfó en la celebración del anillo. Rezaba: ‘Random guy in a suit, Un tipo cualquiera en traje’. “Obviamente, creo que soy más que eso”, concluye. Y lo es como ya ha demostrado en nuestra Liga Endesa, con canastones como el que acompaña a este artículo y con el 3 a la espalda, el número que llevaba Dai-Jon Parker en el Milton High School. Siempre en su recuerdo.

Related articles

Dylan Ennis, el ‘viejo’ renacido en Zaragoza

“Nunca pensé que iba a crecer, pensé que nunca me iba a suceder a mí. Era muy pequeño”. Desde la pared de la habitación de su casa en Brampton, Ontario, donde se tallaba con su hermano Tyler, arranca la historia de Dylan Ennis. Tenía 14-15 años y medía 1,49 metros pese a, como relata al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies