Jóvenes, nacionales… y sobradamente preparados

La Organización Mundial de la Salud dice que la juventud plena comprende, en general, el rango de edad entre los 20 y los 29 años. Basándonos en ese criterio revisamos la temporada de los jóvenes nacionales en nuestra Liga Endesa: hay mucho y bueno.

La Organización Mundial de la Salud dice que la juventud plena comprende, en general, el rango de edad entre los 20 y los 29 años. Basándonos en ese criterio revisamos la temporada de los jóvenes nacionales en nuestra Liga Endesa: hay mucho y bueno.

Empezamos con Dani Díez, que ya es todo un veterano en la Liga Endesa pese a cumplir este mes 27 años. Cambió el pasado verano el Unicaja por el Iberostar Tenerife para convertirse en el jugador nacido en España más valorado de toda la competición con 12,8

Los triples, una de las armas de Dani Díez (Foto: ACB Foto/E. Cobos)

Jugando minutos como alero y como ala-pívot ha conseguido casi doblar sus prestaciones en el rebote (5,9 por partido) con especial protagonismo en el ofensivo (1,4) y ojo a sus porcentajes, que coquetea con el selecto club del 50-40-90: 59,8 % T2, 45,9 % T3 y 84,7 % TL. Sus puntos han llegado en los triples desde las esquinas y en la parte izquierda de la pista, en cortes a canasta y en rebote ofensivo.

Si tratamos de posiciones de 3 y de 4 y de reconversiones toca referirnos a Jonathan Barreiro. Empezó la temporada rompiendo sus registros en rebotes y valoración en el debut en Gran Canaria. Pero eso sólo era el preludio de lo que estaba por venir: los 22 de valoración en Burgos o los 16 puntos endosados al Unicaja. Victoria en ambos partidos, por cierto. Máximo reboteador junto a Radovic con 5 capturas por choque del Casademont Zaragoza alternativa a Barça y Madrid, recordemos que tiene 23 años.

A su lado, un mago como Carlos Alocén que con sólo 19 ya tiene galones de titular en una competición como la ACB: que se lo pregunten al Barça, al Baskonia o a la Penya lo que es sufrir sus diabluras en la pista.

Alocén y Barreiro, sociedad anónima en Zaragoza (Foto: ACB Photo/E. Casas)

Hablando de juventud, la de dos talentosos aleros: Santi Yusta (22 años) y Alberto Abalde (24). El madrileño ha vuelto a salir del cascarón del Real Madrid para enrolarse en las filas del Iberostar Tenerife donde ya ha dejado actuaciones descollantes como los 22 puntos en el derbi canario o los 27 en la pista del Príncipe Felipe (9,3 puntos por partido de promedio). Lástima de su lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, jugando con España, del que deseamos una pronta recuperación.

Santi Yusta, potencial exterior nacional (Foto: ACB Photo/E. Cobos)

Tres puntos por partido en las ocho primeras jornadas de ACB fueron los promedios de Abalde. Pero llegó el partido contra el Casademont Zaragoza, allá por noviembre, y se desquitó con 19, su mejor actuación del curso. A partir de ahí hizo clic: 10,85 puntos de promedio como puntal clave del necesitado perímetro taronja, comodín para cualquier posición exterior. Recursos no le faltan, siendo capaz de ir hasta el final en penetraciones, lanzando tiros cortos o desde la larga distancia. 

Sin salirnos de los exteriores hay que hablar de Álex Abrines. Una de las grandes noticias de la temporada ha sido verle de nuevo en una cancha de baloncesto. Y lo hemos visto en nuestro país tras pasar por la NBA. Ha entrado paulatinamente en la rotación del Barça afinando la puntería.

Álex Abrines matando (Foto: ACB Photo/Víctor Salgado)

No puedo olvidarme del Unicaja ni de su quinteto made in Spain, el más eficiente según la estadística avanzada, que llevó a Málaga hasta la final de su Copa del Rey. A los problemas de lesiones de Jaime Fernández, la llegada de Brizuela iniciado el curso, el coraje de Alberto Díaz… hay que sumar la irrupción de Rubén Guerrero (2.13  m., 24 años).

Formado entre la cantera del Unicaja y Estados Unidos, daba un paso adelante ante las bajas de Elegar y Ejim y se hacía un sitio en la rotación. Se destapó en la Eurocup para después hacerle 15+7 al Kirolbet Baskonia en ACB o 12+9 al Casademont Zaragoza en los cuartos del torneo del KO.

Rubén Guerrero, poderoso en la zona (Foto: ACB Photo)

Y no quiero olvidarme de los equipos madrileños. La buena noticia dentro de su mala temporada a nivel grupal la han protagonizado los nacionales. El descaro de Marc García ha vuelto a ser uno de los puntos positivos del Montakit Fuenlabrada con sus triples y echando el balón al suelo para penetrar o sacar faltas. El otro, la alternativa de Osas Ehigiator, que con sólo 20 años ya ha tenido que jugar minutos importantes ante los problemas en la posición de cinco. 

Osas y Marc García, las esperanzas nacionales del Fuenla (Foto: ACB Photo/B.B. Hojas)

Qué decir de Víctor Arteaga. Su mejor temporada en la Liga Endesa, la 2019-20. Siempre que está en la pista produce para el Movistar Estudiantes, todo un diésel a sus 27 años que ha disparado su producción hasta los 9,1 puntos y 5,7 rebotes en menos de 20 minutos de juego siendo el tercer mejor reboteador ofensivo de toda la competición con 2,7 capturas.

Víctor Arteaga y sus lanzamientos de media distancia (Foto: ACB Photo/F. Ruso)

Por último, y no menos importantes, dos nombres. El primero, la apuesta del MoraBanc Andorra por Tyson Pérez. Le hemos visto crecer y superarse a sí mismo desde la Liga EBA, pasando por la LEB Plata y la LEB Oro. Ahora ha trasladado su energía al Principado, debutando en la ACB a los 24 años donde ha demostrado su capacidad de salto para machacar y rebotar (5,1 en 15 minutos, segundo mejor jugador en % de volumen de rebote ACB con 21,4). El premio al esfuerzo: la convocatoria con España.

Tyson Pérez, poderoso (Foto: ACB Photo/Albert Martín)

El segundo, Usman Garuba. Con sólo 18 años se ha hecho un sitio en el Real Madrid “ganándoselo” como dice su entrenador Pablo Laso. Jugando en las dos posiciones interiores, de 4 y de 5, es el cuarto jugador blanco con más titularidades en ACB esta temporada con un total de 12 presencias en el quinteto titular siendo tras Tavares el segundo máximo reboteador de la plantilla blanca con 5,6 capturas en sólo 17 minutos y medio de juego.

Su precocidad le hizo empezar el curso batiendo récord tras récord: jugador más joven en lograr un doble-doble, jugador más joven en alcanzar los 10 rebotes (13) en un partido… para acabar siendo totalmente determinante en Europa y en la competición doméstica: una de las últimas jornadas antes de la suspensión le vimos poner un tapón ganador a Josh Adams en el Martín Carpena de Málaga.

Garuba jugando en el Palau (Foto: ACB Photo/D. Grau)

Related articles

Dylan Ennis, el ‘viejo’ renacido en Zaragoza

“Nunca pensé que iba a crecer, pensé que nunca me iba a suceder a mí. Era muy pequeño”. Desde la pared de la habitación de su casa en Brampton, Ontario, donde se tallaba con su hermano Tyler, arranca la historia de Dylan Ennis. Tenía 14-15 años y medía 1,49 metros pese a, como relata al […]

2 comentarios

  1. Hola, gracias por el articulo. En mi opinión, faltan los jugadores de la Penya (club que se caracteriza principalmente por su confianza en los jugadores jóvenes). Nombres como Arostegui, Neno o incluso Zagars…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies