Taiwán, donde el balón sigue botando

Parece paradójico que una isla de 36.000 kilómetros cuadrados, 24 millones de habitantes y a 130 kilómetros de China, foco donde se originó la pandemia del coronavirus, sólo haya reportado cinco fallecimientos y 339 casos del COVID-19, siendo la mayor parte de ellos importados.

Parece paradójico que una isla de 36.000 kilómetros cuadrados, 24 millones de habitantes y a 130 kilómetros de China, foco donde se originó la pandemia del coronavirus, sólo haya reportado cinco fallecimientos y 339 casos del COVID-19, siendo la mayor parte de ellos importados.

Esto ha hecho que el país se convierta en uno de los últimos reductos en los que se sigue botando el balón de baloncesto. Su Liga es la Super Basketball League (SBL), fundada en 2003 y que celebra su 17ª edición.

Apenas cinco equipos (Taiwan Beer, Yulon Luxgen, Pauian, Bank of Taiwan y Jutai Technology) conforman esta temporada 2019-20 la competición que se encuentra inmersa en su segunda vuelta. Se juegan un total de 32 jornadas de Liga Regular antes de llegar a la postemporada en la que lucharán por el título los tres primeros clasificados.

Uno de los viejos conocidos de la Liga es Charles García (2.06; 31 años), aquel pívot loado por Dan Majerle en la Liga de Verano de Las Vegas tras su participación con los Suns pero que  tuviera un paso fugaz por el Fuenlabrada disputando 15 partidos de Liga ACB la temporada 2012-13.

Charles García machacando (Foto: CTBA)

“La competición aquí es notable, desde los americanos hasta los jugadores locales, ¡realmente puedo decir que estos muchachos saben el significado de luchar!. He jugado con muchos de estos chicos los últimos tres años y hemos tenido desde ex NBA a jugadores que han participado en la Liga China”, asegura ‘Chuck’.

Campeón la pasada temporada con los Fubon Braves, que este curso competían en la paralizada ASEAN Basketball League  con O.J. Mayo junto a los Formosa Dreamers como representantes de Taiwán, fue el MVP de las pasadas finales.

Pero el coronavirus truncó la situación: Cuando oímos por primera vez sobre el virus aquí en Taiwán había muy pocos casos. Pero a medida que el número creció recientemente, las tiendas y restaurantes cerraron. Mi equipo decidió  jugar la ASEAN Basketball League, pero debido al virus, la Liga se canceló. Así que me quedé en Taiwán y me uní a Pauian para terminar la temporada. Actualmente estamos en una racha ganadora de 5 partidos desde mi llegada”.

En el Pauian sustituyó a Quincy Miller,  escogido en el Segundo Mejor Quinteto de la Euroliga en 2016 con el Estrella Roja en su primera temporada y fichaje frustrado por las lesiones del Joventut.

Puerto Rico, Baréin, Libia… han sido algunos de los exóticos destinos jugando al baloncesto de García pero sin embargo no olvida nuestro país: “Oh tío, extraño ese equipo, la gente de Fuenlabrada y España en general. Esa Liga no es como ninguna otra en la que he jugado. Siempre he esperado volver algún día”.

Otro de los nombres propios es Sim Bhullar, el primer jugador indio que debutó en la NBA (lo hizo allá por 2015 con los Kings). Este gigante de 2.28 metros sigue dando que hablar tras haber jugado en China o en la Liga de Desarrollo de la NBA. En apenas diez partidos disputados (se incorporó para la segunda mitad del curso tras jugar la Asian Basketball League) ya domina: 18,9 puntos y 14,3 rebotes para casi 30 de valoración promedio. Curiosamente comparte equipo, Yulon Luxgen, con Marcus Keene, un base de 1,75 metros que es el segundo máximo anotador (24,8 puntos) y asistente (6,4 asistencias). Imaginen el contrapunto.

Sim Bhullar imponiendo sus
centímetros (Foto: CTBA)

En la competición también encontramos dos jugadores europeos, ambos en el Top10 de anotadores: el escolta  lituano Edvinas Seskus (1.96; 25 años) y el pívot ucraniano Igor Zaytsev (2.10; 31 años). Este último pasó por el Manresa la temporada 2016-17, recordando España como un “país bonito, con comida deliciosa y un campeonato fuerte. No fui en buenas condiciones para demostrar pero no me arrepiento, fue una buena experiencia. Estoy muy agradecido al club”.

“He jugado en Taiwán dos temporadas. La primera había 7 equipos y el nivel era mayor, con jugadores con un buen nombre en el baloncesto. Este año hay cinco equipos y el nivel bajó pero cada equipo trata de jugar rápido y en Taiwán todos los jugadores son peligrosos triplistas”, dice Zaytsev.

El center reconoce que es difícil jugar aquí si tienes una mentalidad europea, miran más tu ataque que tu defensa, al principio fue difícil pero te acostumbras a todo y te adaptas”.

Igor Zaytsev encarando a su rival

Zaytsev asegura que “Taiwán está muy bien protegido contra el virus, controlan a todas las personas que vienen, y la higiene personal es de alto nivel: cada vez que entras a la habitación te miden la temperatura y desinfectan tus manos. Y la medicina taiwanesa es muy buena”.

¿Cómo ha cambiado la vida el COVID-19? “La vida en las ciudades es normal, como siempre, sólo que la gente empezó a ir con mascarillas. A nivel de baloncesto empezamos a jugar sin espectadores y fans en marzo. Antes íbamos a jugar a diferentes ciudades para que más personas vieran baloncesto, ahora solo lo hacemos en Taipei, dice el jugador del líder Taiwan Beer.

Retransmisiones televisivas por el canal Eleven Sports, equipaciones para todos de una misma y reconocida marca deportiva, 2, 3 o 4 partidos a la semana para cada equipo en una sede por concentración… pero mascarillas y líquido desinfectante en los banquillos. Este es el último reducto donde el balón sigue botando en pleno parón por la pandemia global.

Related articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies